Office for People With Developmental Disabilities

Print: Print this page

Acerca de OPWDD

10/07/13

Información general de la agencia

La Oficina para personas con discapacidades de desarrollo (OPWDD) del Estado de Nueva York es responsable por la coordinación de servicios para más de 126,000 residentes de Nueva York con discapacidades de desarrollo, incluso discapacidades intelectuales, parálisis cerebral, síndrome de Down, trastornos del espectro de autismo y otras discapacidades. Proporciona servicios directamente y a través de una red de aproximadamente 700 agencias no lucrativas que proporcionan servicios, con cerca del 80 por ciento de los servicios proporcionados por agencias privadas no lucrativas y 20 por ciento proporcionados por servicios administrados por el estado.

La OPWDD fue creada en 1978 como la Oficina de retraso mental y discapacidades de desarrollo, una agencia estatal independiente a nivel de gabinete, principalmente debido a la necesidad de una entidad autónoma para implementar el decreto de consentimiento de Willowbrook y el cierre y reducción de instituciones que se dio como resultado. En las décadas siguientes, se convirtió en una de las agencias estatales más grandes. Las personas apoyadas por esta agencia y sus familiares forjaron una fuerte asociación de trabajo que moldeó la forma en que el sistema creció para dar apoyo al número creciente de personas para que vivan con mayor independencia en sus comunidades.

En el 2010, la agencia y sus asociados marcaron un hito histórico para las personas a las que apoyan cuando el Estado de Nueva York cambió el nombre oficial de la agencia, eliminando el término “retraso mental” de su nuevo título.

Los apoyos y servicios, que incluyen servicios de atención financiados a largo plazo por Medicaid, tales como los servicios de habilitación y clínicos, así como los apoyos y servicios en residencias, son proporcionados principalmente en ambientes comunitarios en todo el estado. Debido principalmente a las necesidades de tratamientos intensivos, cerca de 1,200 personas (restantes de las aproximadamente 30,000 que había en los años 70) continúan viviendo en ambientes institucionales tales como centros de desarrollo, instalaciones seguras y escuelas residencias para niños operadas en conjunto entre la OPWDD y el Departamento de Educación del Estado de Nueva York.

Además de estos servicios de Medicaid, la OPWDD también proporciona servicios de apoyo familiar financiados por el Estado de Nueva York, los que son diseñados para ayudar a las familias para proporcionar atención a sus seres queridos que viven a tiempo completo en los hogares familiares, y los apoyos de empleo, que incluyen capacitación laboral continua, búsqueda de empleos y capacitación vocacional. 

Nuestra visión

Las personas con discapacidades de desarrollo disfrutan relaciones significativas con amigos, familiares y otras personas en su vida, experimentan salud y crecimiento personal y viven en el hogar que escogen y participan totalmente en sus comunidades.

Nuestra misión

Ayudamos a las personas con discapacidades de desarrollo a que vivan mejor.

Los valores describen como, siendo empleados de OPWDD, interactuamos con las personas que atendemos, sus familias, el personal, la comunidad y con nosotros mismos:

Compasión La capacidad de apreciar lo que otros piensan y sienten.

Dignidad El reconocimiento del valor de cada persona y el tratamiento de sus derechos y preferencias individuales con respeto, honor y justicia.

Diversidad La celebración, el respeto y el acoger las diferencias entre nosotros porque estas diferencias nos fortalecen y definen.

Excelencia El énfasis continuo sobre la innovación, aumento de conocimiento y proporcionar los apoyos y servicios de la más alta calidad.

Honestidad La base sobre la que se construye la confianza y se comunica la verdad.

Principios guía que enmarcan cómo lleva a cabo su negocios la OPWDD:

Colocar a las personas en primer lugar - Las personas con discapacidades de desarrollo son el corazón de todo lo que hacemos, y esta ética de que las personas ocupan el primer lugar se manifiesta en la forma en que nos expresamos y en la forma en que llevamos a cabo nuestros negocios.

Maximizar las oportunidades - La visión de la OPWDD sobre las vidas productivas y completas para las personas con discapacidades de desarrollo se logra al crear oportunidades y apoyar a las personas en formas que permitan a la mayor cantidad posible tener acceso a los apoyos y servicios que deseen y necesiten.

Promover y premiar la excelencia - La calidad y la excelencia son aspectos altamente valorados de nuestros servicios. La competencia es la base. Encontramos formas de promover la calidad y crear formas de reconocer e incentivar la excelencia para mejorar los resultados en todo nuestro sistema.

Proporcionar igualdad de acceso - El acceso a los apoyos y servicios es justo y equitativo; un rango de opciones están disponibles en las comunidades locales para asegurar este acceso, sin importar en qué lugar del NYS vive una persona.

Fomentar la colaboración – La participación significativa de parte de personas con discapacidades de desarrollo nos fortalece. El personal y los socios de OPWDD crean mecanismos para fomentar esta participación. Las diversas necesidades de las personas con discapacidades de desarrollo se cubren mejor en colaboración con las muchas entidades locales y en todo el estado que son socios en la planificación y el cumplimiento de estas necesidades, tales como las personas que tienen discapacidades de desarrollo, familias, proveedores no lucrativos, comunidades, gobierno local y social, sistemas de salud y educación.

Exigir la responsabilidad – Hay una responsabilidad compartida entre todos los socios participantes, incluso las personas con discapacidades, sus familias y los sectores público y privado. La OPWDD y todo su personal y proveedores tienen un alto nivel de responsabilidad en la forma en que llevan a cabo sus responsabilidades. Nos esforzamos por ganar y mantener la confianza individual de las personas con discapacidades de desarrollo y sus familias, así como la confianza pública. El crear un sistema de apoyos que respeta el derecho individual a ser responsable por su propia vida y responsable por sus propias decisiones es de importancia suprema.